«Gobierne quien gobierne, las mujeres siempre pierden»

Guayaquil y Quito, com el resto de la región, convoca marchas por la igualdad de genero. Y, sobre todo, reclaman al Estado acciones reales u no solo banderas

No son conceptos abstractos ni políticas extraídas de los libros, lo que reivindican las mujeres en Ecuador y en toda la región son muestras reales de que los gobiernos se hacen cargo de la deuda histórica con la igualdad de genero. No basta con propuestas bien intencionados, hace falta implicación estatal, acciones institucionales y, sobre todo, recursos.

Las marchas por las calles de Quito y de Guayaquil ondearon tantas pancartas como cuentas pendientes que tiene el Estado con las mujeres  y la igualdad de derecho; garantizar las mimas oportunidades laborales, salariales, educativas, de salud y reproducción sexual o de seguridad. «Quienes no se mueven, no notan sus cadenas», fue uno de los gritos de las manifestantes en la capital que recorrieron las calles hasta llegar a la Plaza Santo Domingo.

Las manifestaciones se colocaron con las reivindicaciones; rojo y negro para reclamar igualdad laboral y salarial, verde para defender el cuerpo y el territorio y , morado como símbolo latente de la lucha feminista. A una sola voz gritaban consignas como: «Ni víctimas ni pasivas, mujeres combativas», «muertes, abusos, también violaciones, eso es lo que callan las instituciones».

«No somos estadísticas. Somos madres e hijas, trabajadoras, maestras», recalcaba Ana Marcillo, miembro de una de la veintena de organizaciones proderechos y de mujeres que se unió a la cita de Guayaquil. «Estamos hartas de la indolencia del Estado, que nos digan que lo sienten mucho y luego recortan mas de la mitad del presupuesto».